Por Gustavo Rodas. 

Armados con emparedados, jugos, frutas y dulces, varios encapuchados del Sub Comité de Escuela de Ciencia Política de la Universidad de San Carlos, hicieron una crítica con acciones respecto al denominado McDía Feliz por los niños que la empresa transnacional de comida rápida McDonald’s celebra en Guatemala cada cinco de octubre y que según su página web es “una actividad en la que el total de la venta de Big Mac se dona a través de la Fundación Infantil Ronald Mcdonald a diferentes programas que benefician de forma directa a la niñez guatemalteca”.

Niños trabajadores recibieron una refacción durante su jornada laboral.
Niños trabajadores recibieron una refacción durante su jornada laboral. Foto: Facebook Honorable Sub Comíte Escuela de Ciencia Politica.

Sin embargo, este grupo de encapuchados tienen otra postura: “esta iniciativa nació entre nosotros y el financiamiento salió de nuestras propias bolsas. Decidimos hacer esta protesta por el mercantilismo que se maneja en el McDía Feliz. Pensamos en que todos los niños merecen días felices y en especial los niños trabajadores de este país”, comentó David López, miembro del comité que gestionó dicha actividad.

Los muchachos y muchachas juntaron más o menos cincuenta panes, jugos y bombones, que repartieron entre niños lustradores, vendedores, lava carros que se ven trabajando en la sexta avenida y el Parque Central de la ciudad de Guatemala.

El grupo recorrió la sexta avenida y el parque central.
El grupo recorrió la sexta avenida y el parque central. Foto: Facebook Honorable Sub Comíte Escuela de Ciencia Politica.

El McDía Feliz se celebra desde hace 16 años en Guatemala y ha sido visto desde diferentes perspectivas. Principalmente los medios independientes han hecho críticas respecto a la explotación laboral, la evasión de impuestos y la publicidad engañosa. Sin embargo muchos guatemaltecos acuden cada cinco de octubre a comprar su Big Mac con la idea de que contribuyen a un mejor país.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta