Antes de definir a San Juan La Laguna de ser un municipio que “expulsó a los Judios” debemos dejar en claro que éste pueblo es altamente turístico, por lo que los habitantes están acostumbrados a convivir con personas de diferentes países, siempre y cuando no se vulneren sus derechos, aunque los líderes judíos han dejado en claro que la supuesta presión que ellos sufrieron no fue de parte de los pobladores si no de las autoridades municipales de ese entonces. Lea usted la nota donde presentamos las versiones de pobladores, judios y una profesional en antropología.
Esta semana inició el Juicio Oral y Público en el Tribunal de Sentencia Penal de Narcoactividad y de Delito Contra el Ambiente de Sololá por los delitos de abuso de autoridad, racismo y discriminación contra el exalcalde municipal Antonio Rodolfo Pérez y Pérez, de San Juan La Laguna, por la supuesta expulsión de la comunidad Judía en el 2014 cuando ellos decidieron salir del referido municipio. Éste es el inicio del debate que continuará por varias audiencias.
El tribunal escuchó a varios testigos y peritos de ambas partes, entre los peritos se expuso estudios de peritaje cultural realizado por una antropóloga para analizar e inspeccionar, debido a que la estancia de los judíos en el municipio alteró el orden de sus habitantes lo que afectó la cultura.
 
La salida de los judíos se dio después de una serie de quejas de parte de la población, donde alteraron el orden público y muchos actos que realizaban no era normal para la cultura de los habitantes de San Juan La Laguna, ante este caso los judíos acusaron al exalcalde municipal y al consejo de Ancianos Tz’utujil por los delitos de racismo y discriminación.
 
La antropóloga María Jacinta Xon, expuso en el tribunal que el encuentro de comunidades distintas generó un ambiente tenso debido a que la cultura es  distante ante una cultural histórica (Pueblos indígenas). “La comunidad ortodoxa son radicales por ciertas prácticas debido a su cultura, una comunidad muy cerrada, que rompe ante principios protocolarios de San Juan la Laguna, lo que generó incomprensión y alteración cultural o  conflictividad” dijo Xon.
Aún faltan varias audiencias para conocer la resolución de este caso. / Foto: Jilberto Xingo
La profesional citó varios ejemplos que rompe con la cultura ancestral del pueblo Maya Tz’utujil, “para la cultura judío ortodoxa es normal para tirar el dinero en las compras en el mercado pero eso es una ofensa a la cultura del pueblo y varios hechos de la comunidad donde mujeres y hombres de San Juan La Laguna se sintieron discriminadas”
 
Juan Imelda Navichoc lideresa del municipio relató que la acusación de los judíos no tiene sustento legal, al contrario el pueblo Tz’utujil fue discriminados por la comunidad Judía, ellos no fueron expulsados se retiraron por su propia cuenta al ver que las culturas no coinciden.
Los judíos también acusaron al consejo de principales o de ancianos, que es una institución histórica que tiene la facultad de convocar en cabildo al pueblo, que valido para el fortaleciendo de la cultura, es el caso cuando se abordó el caso de los judíos en el 2014.
 
Joel Wengarte en representación de la comunidad Judía, dijo que sufrieron varias presiones y una persecución de parte de autoridades y no de los habitantes, que hasta ahora la comunidad judía ortodoxas, integran un aproximado de 50 familias y que no llegaron a alterar el orden público, como se argumentó en el debate, se retiraron del municipio por amenazas, intimidaciónpor discriminación y racismo de parte de las autoridades del pueblo de San Juan La Laguna y es por eso ahora viven en el oratorio del departamento de Santa Rosa.
“Esperamos que se haga justicia por este hecho, que sufrió la comunidad judía y confiamos en sistema de justicia guatemalteca, que se dé una sentencia condenatoria a los responsables del racismo y discriminación” dijo Wengarte.

No hay comentarios

Dejar respuesta