Más allá de las rivalidades, monopolios, poder y riqueza, los premios Pulitzer son una ventana por la que algunos se enteran solo de una parte de la historia, pero el fondo y las repercusiones de cada investigación, sobrepasa el premio y el reconocimiento mundial, si no, recordemos a Kevin Carter que se suicidó, entre otras cosas, por las historias que documentó como periodista de guerra, Carter ganó el Pulitzer en 1994, mismo año en que se quitó la vida.

Los premios Pulitzer son considerados los más importantes para el periodismo,  y en cada una de sus ediciones, se condecora también a las categorías de composición musical y literatura, el ganador puede llevarse $10 mil dólares o una medalla de oro.

Ayer en su entrega 101, Mike Pride el administrador de los premios, anunció a los ganadores en un acto transmitido en vivo por internet desde la Universidad de Columbia Estados Unidos, lugar donde Joseph Pulitzer impulsó el periodismo.

En la categoría de “Periodismo Explicativo” está vez no ganó un solo periodista, fue todo el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (más de 370 periodistas de todo el mundo), por el caso que tuvieron a cargo “Papeles de Panamá”, un mar de documentos (11,5 millones), que revelaban lavado de dinero y corrupción, alcanzando a más de uno por ahí, desde Jacky Chan hasta el pastor y político guatemalteco Harold Caballeros.

El periodismo comprometido, objetivo y funcional resulta ser con frecuencia un parte aguas en la historia; tal es el ejemplo de los ganadores, su investigación fue un desborde de información importante para el mundo entero, revelaron el secreto a voces: la corrupción es el cáncer colectivo que se alimenta de dinero y poder.

El periodismo pone, quita, desvanece y crea acciones e ideas geniales, claro está que, cuando se usa para desinformar o con intereses oscuros tiene un efecto nocivo y fatal para todos. Ahora el periodismo digital es interesante, amplio y con inmediatez, el periodismo comunitario que ha sido censurado, esta latente y con mucha fuerza.

Todos los días, miles de periodistas están en peligro por buscar la verdad, se esfuerzan por frenar la desinformación y merecen más que un premio Pulitzer, claro, los 10 mil dólares de premio no vendrían mal ante el mísero salario que devengan los periodistas en algunos países como el nuestro, el reconocimiento, respeto y colaboración a la verdad y al trabajo de prensa por parte de la sociedad y los gobiernos, de la mano con la ética, creatividad y profesionalismo del periodista nos puede servir mucho en estos tiempos en donde la información y comunicación son una verdadera revolución.

Es así que desde El Mecapal reconocemos y felicitamos a los periodistas guatemaltecos Paola Hurtado y Julio Godoy, que formaron parte del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, responsables de destapar los “Papeles de Panamá”, ganadores del premio Pulitzer.

No hay comentarios

Dejar respuesta