Por Gary de León y Gustavo Rodas

La fotografía de Vidalia Vitalina Vicente Mazariegos, de 25 años, y su hija Paola Floricenda Mazariegos Vicente de 5, acaparó desde ayer la atención en las redes sociales, la razón fue porque ambas fueron encontradas sin vida en su casa ubicada en el barrio “Buena Moza” del municipio de San Carlos Sija, Quetzaltenango. 

Vidalia y su hija fueron encontradas sin vida ayer 4 de mayo. Foto: Facebook

Durante todo el día varios medios de comunicación reportaron el suceso e intentaron obtener la versión de lo que sucedió, hablaron con policías, con el Ministerio Público, estuvieron pendientes de la versión del Instituto Nacional de Ciencias Forenses e incluso hablaron con los mismos funerarios.

Todos en Sija sabían que aparte de haber fallecido Vidalia y su niña de cinco años, en sus entrañas también falleció el ser que se convertiría en su segundo hijo, pues Vidalia tenía entre siete y ocho meses de embarazo.

En tanto la noticia circulaba, en el pueblo corrió la voz de que una chavita oriunda de “Buena Moza” se había matado envenenada junto a su nena. Nadie lo podía creer, ¿Cómo era posible que una chica tan joven y que estaba embarazada se pudo suicidar envenenada junto a su hija?

“Esta mujer no tiene alma”, comentaban las vecinas en el centro del municipio, lo que ellas no sabían es que Vidalia supuestamente dejo una carta donde describía que estaba siendo acosada por un hombre de su círculo religioso.

Indagando en el poblado, El Mecapal comprobó que, en efecto, Vidalia era una mujer religiosa que asistió regularmente a la iglesia Hermón, ubicada en el centro de Sija, a donde dejó de llegar desde hace algún tiempo, por lo que ahora frecuentaba la iglesia Adventista del Séptimo día, situada en un edificio cerca de la salida hacia la aldea Recuerdo a Barrios.

Por varias horas estuvimos a la espera de la llegada del cuerpo de Vidalia a su casa, donde tendría lugar su velorio. “No los puedo ayudar, solo les digo que nunca me conto nada, no dijo si tenía problemas, estamos sorprendidos”, fue la única respuesta que obtuvimos de uno de sus familiares quienes le conocían como una mujer “luchadora y “arrecha”.

El velorio se llevo a cabo en su vivienda ubicada en el barrio “Buena Moza”. Foto: Gary de León

La mamá de Vidalia falleció cuando ella tenía dos años de haber nacido y al poco tiempo su papá se buscó otra esposa, por eso vivía con su abuela y una tía cercana. A pesar de todas las dificultades ella se encargaba de su hija Paola pues desde hace algunos años se separó del padre de la niña.

La versión oficial del Ministerio Público dice que en la escena se encontraron frascos de posible medicina y una hoja con un posible mensaje suicida, lo cierto es que en el poblado varias personas se preguntan si fue un suicidio o un incidente provocado por mano criminal, serán las investigaciones que el Ministerio Público realice las que revelaran y contestaran todas las preguntas sobre este misterioso y trágico caso.

Ampliaremos.

Familiares y amigos de Vidalia le dieron el ultimo adiós en su casa y luego fue enterrada en el cementerio de la localidad. Foto: Gary de León

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here