Por Gary de León

Norteamérica se ha convertido en el anhelo de muchas personas que debido a los escasos recursos económicos que poseen o en ocasiones por ser perseguidos por grupos criminales, deciden abandonar su tierra, cargados con una mochila de ilusiones y recuerdos para poder llevar a cabo el arriesgado viaje rumbo al país de las “maravillas”.

La inmigración es un problema que por muchos años ha dañado nuestras sociedades y destruido familias por completo. Pero la necesidad hace valiente a cualquiera y les crea un solo objetivo, alcanzar el sueño americano.

El camino es incierto pues no todos tienen la misma suerte, algunos logran burlar la muralla blanca, otros tienen que volver a intentarlo, y en el peor de los casos les toca regresar a su hogar en una caja.

Ese es el caso de Benjamín Rodas Méndez de 56 años, originario de aldea El Progreso, del municipio de San Carlos Sija, Quezaltenango, quien falleció en busca del tan anhelado sueño americano y con la ilusión de poder reunirse con sus hijos que residen al otro lado de la frontera, en Estados Unidos.

Rodas Méndez, perdió la vida ahogado cuando la lancha en la que se conducía junto a otras 7 personas más se volcó en playa Bebé del Rosario, Tijuana. Varios de los otros migrantes quienes viajaban junto a él fueron trasladados al Hospital general de Tijuana, mientras que, otros se dieron a la fuga con un porvenir incierto.

Rodas era conocido en su tierra por ser “un hombre trabajador y den un gran corazón”. Siempre apoyó al deporte, dejando cuerpo y alma por el equipo femenino de su aldea con el que consiguió ser campeón por muchos años.

Don “Lacho” como era conocido fue un promotor del deporte en el municipio de San Carlos Sija.

“Los guías que lo iban a cruzar de Tijuana a San Diego, nos dijeron que la migra los había corrido y que no sabían dónde estaba, hasta  el domingo me llamó la persona que lo iba a cruzar, solo me dijo que fuera fuerte y me contó del accidente”, expresó uno de sus hijos.

Sin duda alguna su familia, equipo, amigos y conocidos extrañarán a “Don Lacho” como cariñosamente le llamaban.

Los restos de Rodas Méndez aún no han sido repatriados, pero, se espera que en los próximos días pueda llegar a su hogar donde será velado y le darán el último adiós a este valiente hombre que al igual que muchos soñó con alcanzar el sueño americano y perdió la vida en el intento.

No hay comentarios

Dejar respuesta