La desaparición forzada fue una de las tradiciones estatales durante los 36 años del conflicto armado interno que dejo al menos 45 mil desaparecidos.

De acuerdo a una resolución emitida por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 21 de diciembre de 2010, cada 30 de agosto se celebra el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.  

En nuestro país el Congreso de la Republica tiene estancada desde hace 10 años en su segunda lectura  la iniciativa de ley 3590, la cual exige la creación de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Víctimas de Desaparición Forzada y otras formas de Desaparición.

Ayer el Grupo de Trabajo Contra la Desaparición Forzada en Guatemala (GTDF) acompañado de familiares de personas víctimas de desapariciones forzadas se presentaron al Congreso de la República, para exigir una vez más la iniciativa de la propuesta de ley 3590.

Sarita Vásquez  tiene 34 años de buscar a su esposo y en un video difundido por el GTDF aseguro “Como familiares de personas detenidas y desaparecidas durante el conflicto, nuestro motivo es que nos digan y que nos apoyen para saber dónde están, nosotros hemos sufrido tenemos a nuestros hijos que quedaron en la orfandad y esto nos permite continuar adelante”.

Las desapariciones forzadas han sido principalmente una estrategia de las dictaduras militares sin embargo, aún pueden perpetrarse  hoy en día, sobre todo en situaciones de conflicto. Algo así como lo que se ha vivido en los últimos días en el país, esto podría ser empleado como un método de represión política.

Según la ONU lo más preocupante de esta práctica es, el acoso de los defensores de los derechos humanos, los parientes de las víctimas, los testigos y los abogados que se ocupan de los casos de desaparición forzada. El uso por los estados de la lucha contra el terrorismo como excusa para el incumplimiento de sus obligaciones y la todavía generalizada impunidad por la práctica de la desaparición forzada.

Es por eso que este día es muy importante, porque se reconoce que hay un problema sin resolver, que es una tarea pendiente que tenemos como sociedad, que nos solidaricemos con nuestras hermanas y hermanos que buscan a sus familiares y que a través de nuestros espacios incidamos para que los gobiernos y estados  den respuesta a esa pregunta: ¿Dónde están?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here